15 falacias lógicas comunes y cómo detectarlas

¿Qué Tal? hoy te hablaré de 15 falacias lógicas comunes y cómo detectarlas

Las falacias lógicas, esos vacíos lógicos que invalidan los argumentos, no siempre son fáciles de detectar.

Mientras que algunos vienen en forma de inconsistencias llamativas y ruidosas, otros pueden pasar desapercibidos fácilmente, escabulléndose en las reuniones y conversaciones diarias sin ser detectados.

Tener una comprensión de estas falacias lógicas básicas puede ayudarlo a analizar con mayor confianza los argumentos y afirmaciones en las que participa y presencia a diario, separando los hechos de la ficción bien vestida.

Nuestra lista no es de ninguna manera una guía exhaustiva de todas las falacias formales e informales, pero debería ayudarlo a construir mejores argumentos e identificar errores lógicos.

15 falacias lógicas comunes

1) La falacia del hombre de paja

Esta falacia ocurre cuando su oponente simplifica demasiado o tergiversa su argumento (es decir, establece un «hombre de paja») para que sea más fácil de atacar o refutar. En lugar de abordar completamente su actual argumento, los oradores que confían en esta falacia presentan una versión superficialmente similar, pero en última instancia no igual, de su postura real, ayudándolos a crear la ilusión de derrotarlo fácilmente.

Ejemplo:

John: Creo que deberíamos contratar a alguien para rediseñar nuestro sitio web.

Lola: ¿Estás diciendo que deberíamos gastar nuestro dinero en recursos externos en lugar de construir nuestro equipo de diseño interno? Eso va a perjudicar a nuestra empresa a largo plazo.

2) La falacia del carro

El hecho de que una población significativa de personas crea que una proposición es verdadera, no la convierte automáticamente en verdadera. La popularidad por sí sola no es suficiente para validar un argumento, aunque a menudo se usa como una justificación independiente de la validez. Los argumentos de este estilo no tienen en cuenta si la población que valida el argumento está calificada para hacerlo o si existe evidencia en contrario.

Si bien la mayoría de nosotros esperamos ver argumentos de avance en la publicidad (p. ej., «tres de cada cuatro personas piensan que la pasta de dientes de la marca X limpia mejor los dientes»), esta falacia puede colarse fácilmente en las reuniones y conversaciones cotidianas.

Ejemplo:

La mayoría de la gente cree que los anunciantes deberían gastar más dinero en vallas publicitarias, por lo que las vallas publicitarias son objetivamente la mejor forma de publicidad.

3) La falacia de apelación a la autoridad

Si bien las apelaciones a la autoridad no siempre son falaces, pueden volverse peligrosas rápidamente cuando confía demasiado en la opinión de una sola persona, especialmente si esa persona está tratando de validar algo fuera de su experiencia.

Lograr que una figura de autoridad respalde su propuesta puede ser una poderosa adición a una existente argumento, pero no puede ser el pilar sobre el que descansa todo su argumento. El hecho de que alguien en una posición de poder crea que algo es verdad, no lo convierte en verdad.

Ejemplo:

A pesar de que nuestras cifras del cuarto trimestre son mucho más bajas de lo habitual, debemos seguir adelante con la misma estrategia porque nuestra directora ejecutiva, Barbara, dice que este es el mejor enfoque.

4) La falacia del falso dilema

Esta falacia común induce a error al presentar problemas complejos en términos de dos lados inherentemente opuestos. En lugar de reconocer que la mayoría de los problemas (si no todos) se pueden pensar en un espectro de posibilidades y posturas, la falacia del falso dilema afirma que solo hay dos resultados mutuamente excluyentes.

Esta falacia es particularmente problemática porque puede otorgar falsa credibilidad a posturas extremas, ignorando oportunidades de compromiso o de reformular el problema de una manera nueva.

Ejemplo:

Podemos estar de acuerdo con el plan de Barbara o simplemente dejar que el proyecto fracase. No hay otra opción.

5) La falacia de generalización apresurada

Esta falacia ocurre cuando alguien saca conclusiones amplias basadas en evidencia inadecuada o insuficiente. En otras palabras, sacan conclusiones precipitadas sobre la validez de una proposición con alguna, pero no suficiente, evidencia para respaldarla, y pasan por alto posibles contraargumentos.

Ejemplo:

Dos miembros de mi equipo se han convertido en empleados más comprometidos después de tomar clases de oratoria. Eso demuestra que deberíamos tener clases de oratoria obligatorias para toda la empresa para mejorar el compromiso de los empleados.

6) La falacia de la inducción perezosa

La inducción perezosa es exactamente lo contrario de la falacia de generalización apresurada anterior. Esta falacia ocurre cuando suficiente evidencia lógica indica fuertemente que una conclusión en particular es verdadera, pero alguien no la reconoce, sino que atribuye el resultado a una coincidencia o a algo que no está relacionado por completo.

Ejemplo:

Aunque todos los proyectos que Brad ha gestionado en los últimos dos años se han retrasado, sigo pensando que podemos atribuirlo a circunstancias desafortunadas, no a sus habilidades de gestión de proyectos.

7) La falacia de la correlación/causalidad

Si dos cosas parecen estar correlacionadas, esto no necesariamente indica que una de esas cosas irrefutablemente causado la otra cosa. Esto puede parecer una falacia obvia de detectar, pero puede ser difícil de detectar en la práctica, particularmente cuando De Verdad quiere encontrar una correlación entre dos puntos de datos para probar su punto.

Ejemplo:

Las vistas de nuestro blog se redujeron en abril. También cambiamos el color del encabezado de nuestro blog en abril. Esto significa que cambiar el color del encabezado del blog generó menos visitas en abril.

8) La falacia de la evidencia anecdótica

En lugar de evidencia lógica, esta falacia sustituye ejemplos de la experiencia personal de alguien. Los argumentos que se basan en gran medida en la evidencia anecdótica tienden a pasar por alto el hecho de que un ejemplo (posiblemente aislado) no puede ser una prueba definitiva de una premisa mayor.

Ejemplo:

Uno de nuestros clientes duplicó sus conversiones después de cambiar todo el texto de su página de destino a rojo brillante. Por lo tanto, cambiar todo el texto a rojo es una forma comprobada de duplicar las conversiones.

9) La falacia del francotirador de Texas

Esta falacia recibe su colorido nombre de una anécdota sobre un tejano que dispara su arma contra la pared de un granero y luego procede a pintar un objetivo alrededor del grupo más cercano de agujeros de bala. Luego señala el objetivo acribillado a balazos como evidencia de su puntería experta.

Los oradores que confían en la falacia del francotirador de Texas tienden a seleccionar grupos de datos basados ​​en una conclusión predeterminada. En lugar de dejar que un espectro completo de evidencia los lleve a una conclusión lógica, encuentran patrones y correlaciones que respaldan sus objetivos e ignoran la evidencia que los contradice o sugiere que los grupos no eran estadísticamente significativos.

Ejemplo:

Lisa vendió su primera startup a una empresa de tecnología influyente, por lo que debe ser una emprendedora exitosa. (Ella ignora el hecho de que cuatro de sus nuevas empresas han fracasado desde entonces).

10) La falacia del término medio

Esta falacia supone que un compromiso entre dos puntos extremos en conflicto siempre es cierto. Los argumentos de este estilo ignoran la posibilidad de que uno o ambos extremos puedan ser completamente verdaderos o falsos, lo que hace que cualquier forma de compromiso entre los dos también sea inválida.

Ejemplo:

Lola cree que la mejor manera de mejorar las conversiones es rediseñar todo el sitio web de la empresa, pero John se opone firmemente a realizar cambios en el sitio web. Por lo tanto, el mejor enfoque es rediseñar algunas partes del sitio web.

11) La falacia de la carga de la prueba

Si una persona afirma que X es cierto, es su responsabilidad proporcionar pruebas que respalden esa afirmación. No es válido afirmar que X es cierto hasta que alguien más pueda probar que X no es verdadero. Del mismo modo, tampoco es válido afirmar que X es verdadero porque es imposible probar que X es falso.

En otras palabras, el hecho de que no se presenten pruebas en contra de algo no significa que eso sea cierto automáticamente.

Ejemplo:

Barbara cree que la oficina de la agencia de marketing está embrujada, ya que nadie ha probado que esté no es obsesionado.

12) La falacia de la incredulidad personal

Si tiene dificultades para comprender cómo o por qué algo es cierto, eso no significa automáticamente que la cosa en cuestión sea falsa. Una incomprensión personal o colectiva no es suficiente para invalidar un reclamo.

Ejemplo:

No entiendo cómo el rediseño de nuestro sitio web resultó en más conversiones, por lo que debe haber otro factor en juego.

13) La falacia de «No hay verdadero escocés»

A menudo utilizada para proteger afirmaciones que se basan en generalizaciones universales (como «a todos los especialistas en marketing les encanta el pastel»), esta falacia desvía incorrectamente los contraejemplos a una afirmación al cambiar el posicionamiento o las condiciones de la afirmación original para excluir el contraejemplo.

En otras palabras, en lugar de reconocer que existe un contraejemplo de su afirmación original, el orador modifica los términos de la afirmación. En el siguiente ejemplo, cuando Barabara presenta un contraejemplo válido para la afirmación de John, John cambia los términos de su afirmación para excluir el contraejemplo de Barbara.

Ejemplo:

John: Ningún vendedor pondría nunca dos llamadas a la acción en una sola página de destino.

Bárbara: Lola, una especialista en marketing, tuvo un gran éxito al poner dos llamados a la acción en una sola página de destino para nuestra última campaña.

John: Bueno, ningún verdadero vendedor pondría dos llamados a la acción en una sola página de destino, por lo que Lola no debe ser una verdadero comercializador

14) El ma quoque Falacia

los tu quoque La falacia (en latín, «tú también») es un intento inválido de desacreditar a un oponente respondiendo a las críticas con críticas, pero nunca presentando un argumento en contra de la afirmación original en disputa.

En el siguiente ejemplo, Lola hace un reclamo. En lugar de presentar evidencia contra el reclamo de Lola, John presenta un reclamo contra Lola. Este ataque en realidad no ayuda a John a tener éxito en demostrar que Lola está equivocada, ya que no aborda su reclamo original de ninguna manera.

Ejemplo:

Lola: No creo que John sea una buena opción para gestionar este proyecto, porque no tiene mucha experiencia en gestión de proyectos.

John: ¡Pero tampoco tienes mucha experiencia en gestión de proyectos!

15) La Falacia Falacia

Aquí hay algo vital a tener en cuenta al detectar falacias: el hecho de que el argumento de alguien se base en una falacia no significa necesariamente que su afirmación sea inherentemente falsa.

Hacer una afirmación plagada de falacias no automáticamente invalidar la premisa del argumento, simplemente significa que el argumento en realidad no validar su premisa. En otras palabras, su argumento apesta, pero no necesariamente están equivocados.

Ejemplo:

El argumento de John a favor de rediseñar el sitio web de la empresa claramente se basó en gran medida en estadísticas seleccionadas para respaldar su afirmación, por lo que Lola decidió que rediseñar el sitio web no debía ser una buena decisión.

Hasta luego fué un gusto

sobre el autor

Estuardo Monroy

Te gustaría saber más sobre el autor, te invito que veas la sección de Nosotros en Consultor SEO, donde se extiende hablando sobre su experiencia, conocimientos y un poco de información personal.